15 dic. 2012

ARGENTINA. Riu Amagat

Una vez llegamos a Bariloche y encontrarnos con Xaski y Esteban, nuestro amigos Argentinos nos comentaron que no podíamos dejar de remar uno de los mejores ríos de la zona pero el cual era muy difícil de llegar.. Se trata de un río que transcurre por una finca privada de un magnate del petroleo o algo así y donde sus dominios llegan a Chile, en el puedes encontrar especies exóticas, sirvientes e incluso helicópteros.  El tema era que la entrada está prohibida a cualquier persona y si vas a pié tienes que hacer noche dentro de las tierras, siempre sin ser visto.

No desvelaré como llegamos a correr ese río, ni las personas que nos pusieron todas las complicaciones posibles para que olvidáramos la idea de correr, pero si les critico y denuncio a todo aquel que pretende hacerse dueño de un río o pretenda restringir la entrada al mismo, mediante el miedo. 

Bien, pues una vez dentro del agua, donde nadie podía hacernos daño..tuvimos la oportunidad de correr uno de los mejores río que he visto, la sección transcurre dentro de un cañón y está repleta de saltos, rampas y un entorno espectacular. Corrimos toda la sección sin problemas y sabiendo que eramos unos privilegiados al poder estar en ese lugar. También agradecer a las personas que nos ayudaron a entrar al río a pesar de los problemas que les podíamos ocasionar. 

M.Parra en el primer rápido!
Aleix Salvat!
Estaban! nuestro amigo Argentino!
M.Parra en uno de los mejores pasos del cañón!
Alebert Aixas en una de las rampas!

Marçal en uno de los saltos!
M.Parra en el último salto!
Después de una noche más en Bariloche, partimos de vuelta a Pucón con la intención de pasar de nuevo por el río Golgol y saludar a nuestros buenos amigos del refugio de Anticura! Una vez en el río Aixás y yo decidimos  correr otra vez el Salto del Indio, al llegar nos sorprendió la cantidad de agua que bajaba.

M.Parra en Salto del Indio!
Albert Aixás contento de estar en GOLGOL
Cuando terminamos partimos hacia Pucón que quedaba a escasos 300km, pero no todo podía salir bien, así que cuando quedaban unos 50km para llegar a Osorno, el motor de nuestro auto dijo basta! Partimos la "junta de culata"  así que estábamos bien jodidos.. lógicamente no teníamos seguro en carretera, ni nada por el estilo, pero la suerte no estaba del todo perdida, justo detrás nuestro había un camión averiado donde el dueño de este nos echo un cable y llamó a una familia de mecánicos que se ubicaba en Osorno, al cabo de algunas horas , ya de noche, llego un Pick-up igualito que el nuestro que nos remolco asta un improvisado taller.. fue allí donde el veredicto se izo realidad.. teníamos que rectificar el motor... una noche en un hostal de  Osorno y todo el día siguiente buscando piezas de recambio para el auto. Pero no lo tomamos con mucho optimismo y la verdad que aprendimos un montón sobre motores e historia del país.

Reparando el auto!
En el próximo Post mas y mejor!

No hay comentarios: